la nieta del dragon

Eähsel

Eähsel Avinnicia

LA NIETA DEL DRAGÓN

«La nieta del dragón», inserta entre las novelas «El último rey» y «La sangre escondida», no es una nueva entrega del CODEX DRACONIS. Se trata de la segunda parte de la edición original de «El último rey» a la que se añadieron nuevos capítulos para una descripción más acabada de varios de sus pasajes, que necesitaban una revisión.

Este «nuevo» libro del CODEX DRACONIS todavía está en fase de corrección, pero sus capítulos, de acuerdo a las actuales proyecciones, serían los siguientes:

  1. Regreso a la tumba.
  2. Los barcos del rey.
  3. El nombre de la nieta.
  4. Enemigos en Belssor.
  5. El duelo.
  6. El sirviente fiel.
  7. La prisionera de la Nieta.
  8. Susurro en la oscuridad.
  9. El retorno de Kargalaón.
  10. El mentalista.
  11. Un giro imprevisto.
  12. Emergiendo de la muerte.
  13. Los engendros del enemigo.
  14. La sangre del rey.
  15. El nuevo rumbo de la Esfera.
  16. La batalla del Paso de Ethrän.
  17. Una maniobra desesperada.
  18. Equilibrio de poder.

Epílogo al segundo libro de Kúrugor: El destino de la Esfera.

Existe cierta discrepancia sobre a quién se refiere este códice cuando habla de la «nieta» del «dragón». Desde luego, debemos analizar el libro en conjunto con los otros seis. Las figuras centrales del CODEX DRACONIS a las que podría aplicar el título podrían, desde luego, ser solamente tres: Hija de la Luna, Calaura Drakarí y, por las razones que vamos a exponer, la propia Eähsel Avinnicia.

En el caso de la primera, una figura semidivina que es reverenciada como la patrona de Belssor por la religión jadehíta y que es a la vez asociada a la diosa Luna entre los credos de Elôkar, su presencia no es evidente pues no aparece en forma directa en ninguno de los capítulos del Segundo Libro de Kúrugor. Es mencionada con cierta frecuencia en «El último rey» y solo en los Libros de Válgara comenzará a aparecer con propiedad. A pesar de ello, no podemos sino reconocer que su recuerdo es un elemento que acompaña a los lectores durante gran parte de sus páginas. Algunos investigadores han señalado que no puede referirse a ella, toda vez que sería hija de uno de los Arcanos, Domeni-qen-wë, los que, según una vertiente del credo draconiano, fue uno de los Padres Dragones, ninguno de los cuales habría surgido por nacimiento sino por creación divina; ante este escenario Hija de la Luna, entonces, sería nieta de Qaleia y no de un dragón. Pero otra vertiente, la minoritaria en Dra’xeitzá, sostiene que los Arcanos no fueron los primeros dragones y sí los hijos de otros mucho más antiguos, asociados a la dualidad primigenia: una entidad masculina y otra femenina, que algunas tradiciones han llamado Ilmo y Únice o Uniz. Es esa interpretación la que ha servido para que un gran número de autores consideren a Hija de la Luna como «la nieta del dragón».

Sobre Calaura de Drakar, por otra parte, existen pocas dudas y la mayoría de los autores han considerado tradicionalmente que se trata de una referencia directa a ella. El hecho de que aparezca precisamente en este libro y que, junto con sus habilidades especiales, se le dé un rol preeminente a pesar de su corta edad, son argumentos convincentes; hay pocas dudas, además, de que sea hija y nieta de dragones, y al menos por lado materno es sabido que se trata de un personaje relevante. Adherimos a la corriente mayoritaria.

Sin embargo, hay un elemento que ha pasado por alto para todos los autores. Durante el breve primer diálogo que sostiene Eähsel Avinnicia, en el Primer Libro de Kúrugor, con el Mago Joven, Lumagor, sabemos que, en la lengua del Valle de Jadeh, la palabra utilizada para designar tanto al águila como al dragón era la misma. Pero solo accedemos a ella al sumergirnos en la lectura del quinto libro del CODEX DRACONIS, el Libro de Domeni, cuando se nos revela que a uno de los adahriones, que a la postre será el primer rey de Belssor, se le da el nombre de Avinnicius justamente por su afición a las águilas, que en lengua antigua tenían dicha denominación. De ahí que los Avinnicia, y por extensión la poderosa ciudad que gobiernan, históricamente hayan tenido como símbolo al águila. El gentilicio Avinnicia, que significa «hijo de Avinnicius» o, simplemente, «de Avinnicius», se podría interpretar indistintamente como «del águila» o «del dragón». Pero hay un dato no muy conocido entre los eruditos, y es que el nombre «Eähsel» es de origen draconiano y solo con las recientes traducciones ha sido posible de interpretar, en la escena en que la misteriosa Zamiráhla hace un augurio a Kassaldar sobre su segunda hija.

La palabra Eähsel significa, precisamente, «la nieta».


  1. El CODEX DRACONIS
  2. Argumento de la saga.
  3. Listado de personajes principales.
  4. Glosario.
  5. Libro I: El último rey.
  6. Libro II: La nieta del dragón.
  7. Libro III: La sangre escondida.
  8. Libro IV: La doncella en el sarcófago.
  9. Libro V: El sacerdote de los muertos.
  10. Libro VI: La noche eterna.
  11. Libro VII: La Tríada de Drakar.
  12. Listado de reyes supremos de la Mancomunidad del Gran Godán.
  13. Anales de Belssor.
  14. Otros relatos del mundo de Qaldäe Barei.
  15. Booktrailer de El último rey.
  16. Booktrailer de La sangre escondida.
  17. Puntuación de la saga en Goodreads.
  18. Historia del Codex Draconis.