«El último rey»

Originalmente publicada por Minotauro (2012), “El último rey”, primer libro de la saga del CODEX DRACONIS, transcurre en un lugar llamado Qaldäe Barei, en tierras donde se ha establecido una alianza de reinos humanos denominada «La Mancomunidad del Gran Godán», cuya capital, Belssor, es la ciudad dominante, siendo considerado su monarca como el supremo entre sus pares. Existe una historia, una religión y una lengua comunes, aunque impuestas desde Belssor, y una paz que solo se sostiene por su hegemonía; más allá de las montañas —el límite de la Mancomunidad—, todo es desconocido. Sin embargo, la humana no es la única especie inteligente de ese mundo y esta pronto deberá lidiar con otra mucho más antigua —la de los dragones—, creadores de una civilización olvidada y poderosa, y con la amenaza que ella supone para toda la humanidad. El repentino escape de un peligroso hechicero, prisionero durante centurias en lo más alto de las montañas, es el punto de partida de la historia, pues su libertad amenaza la paz de los reinos humanos, obligando, por un lado, al rey supremo de Belssor a cruzar la cordillera para partir a la guerra y, por otro, a la princesa Eähsel a hacerse cargo del trono para proteger a su familia.


El argumento de «El último rey», aunque corre por varios carriles que se desencadenan en forma paralela, gira principalmente en torno a la figura de Eähsel Avinnicia, la segunda de las hijas del rey de Belssor, la más importante de las ciudades humanas y capital de los reinos del este unidos en torno a la alianza conocida como la Mancomunidad del Gran Godán. Transformada de pronto en reina, Eähsel tendrá que hacer uso de todo su ingenio y sangre fría para permanecer en el poder y evitar que otros poderosos reyes vecinos, que ambicionan para sí el sitial de Belssor, la derroquen en ausencia de su padre. Pero además deberá hacer frente al enemigo que, con su retorno, ha traído de vuelta los rumores de guerra: Zarkon, el más grande de los hechiceros del mundo antiguo.

Sin embargo, las dificultades que enfrentará Eähsel son solo una de las aristas del juego de poder que comienza a desplegarse: el verdadero enemigo no es la traición de sus cercanos, ni el peligro siempre latente del terrible hechicero que ha recobrado su libertad. Las potencias que han despertado son criaturas antiguas, siniestras, que han aguardado durante miles de años para manifestar su poder y apoderarse de tres objetos mágicos cuyo origen se pierde en viejas leyendas, que los eruditos conocen bajo la denominación común de «la Tríada de Drakar», creada por la antiquísima civilización de los dragones en tiempos inmemoriales, los que usados en conjunto permitirían a su controlador obtener un poder ilimitado que, entre otras cosas, conferiría vida eterna. La aparición de uno de dichos objetos, Valkalaur, marca el inicio del temido Tercer Imperio de Dra, provocando el retorno de una raza que se creía extinta: la de los dragones, y el regreso de quien fuera su último y más misterioso rey, Goldrag Nogardí, el sacerdote de los Muertos.

Portada de "El último rey"

Portada de la primera edición de “El último rey” (Minotauro, 2012)

Actualmente el autor trabaja en una reedición que presente la versión definitiva de la novela y también en su traducción al inglés, las que se espera vean la luz durante 2018, conteniendo capítulos inéditos y detalles desconocidos de algunos personajes.

Anuncios