Mitos de dragones: La diosa del caos y el dios de la tormenta.

Fig. 17 - Tiamat antigua.JPG

El dios de la tormenta matando al dragón.

Tiamat era el principio femenino en la religión babilónica, heredera de las características de la más antigua diosa sumeria Nammu, diosa del mar y una de las creadoras de los demás dioses y de la raza humana, pero más antigua y menos demonizada. Pero con la ascensión de Babilonia, su panteón pasó a mezclarse con el de los sumerios y ser el dominante, ocupando Tiamat un lugar principal, desde donde se extendió al resto de las culturas, semíticas o no, que se instalaron en Mesopotamia y en Asia Menor, y es probable que desde allí pasara a Egipto y a Europa bajo diversas formas. Tiamat representa la reunión del mito del dragón con el mito de la creación, y pasó a ser la diosa del caos original asociada al mar y al agua salada, creadora de dioses y demonios. Solía asumir la forma de un gran dragón, a veces retratada como una sierpe con cuernos y patas, a veces como una serpiente de varias cabezas, y en ocasiones como un dragón con reminiscencias leoninas y aguileñas como en esta otra representación.

Fig. 18 - Combate entre Marduk y Tiamat.jpg

El señor de la tormenta y la diosa del caos.

Aquí, precisamente, se la representa en su lucha contra Marduk, deidad suprema de los babilonios, dios del cielo y la tormenta (aunque para algunos estudiosos esta lucha solo una representación más moderna de un mito más antiguo, la batalla de Ninurta contra Anzu). Fíjense en las garras y alas de águila, y el cuerpo con forma de león más semejante a la forma de grifo de Anzu que a la serpiente primordial, que es Tiamat. El relato de la creación y de la ascensión de Marduk al trono de las deidades mesopotámicas está recogido en las tablas del poema épico Enûma Elish. Allí, se cuenta que Marduk, tras matar a Tiamat, crea con una de sus mitades el cielo y con la otra la tierra, con lo que pasa a transformarse en el dios supremo.

Pero esto no significó la muerte de todos los dragones en el culto mesopotámico. Varios de los hijos de Tiamat tenían a su vez forma de dragón, y algunos de ellos pasaron a servir a Marduk. Finalmente, los dragones pasaron a ser un símbolo del culto a Marduk.

La muerte de la diosa del caos a manos del señor de la tormenta será un motivo recurrente en la mitología mundial, sobre todo en Occidente, aunque llegará a sitios tan lejanos como la India o Japón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s